Nos encontamos
en un punto de la vida
que no es un lugar
ni un tiempo definido
es más bien
un punto redondo
donde confluyen
la mística atemporalidad
de lo eterno gravitacional
con
lo intangible inimaginable
de la escencia vital
Este punto al que se llega
abriéndose camino
a través
de las angustias cotidianas
en los zapatos del otro
zapatos del otro roto
rotos zapatos del andante
Yo no recuerdo un tiempo
más semilla
que este
un punto silencioso
debajo de la tierra
de los hombres
un punto solo y a oscuras
en punto de muerte hacia la vida
en el medio
de muchos puntos de vista
y punto
©hebemunoz

No responses yet

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: